macheproductos

NOTICIAS




Ver Noticias en Maché Blog





NOS VEMOS EN NUESTRO NUEVO BLOG

BIENVENID@




Bienvenidos a nuestra sección de Noticias, en la que os informaremos de todas nuestras novedades sobre productos, usos, salud y bienestar.

Síguenos y te mantendremos informado.





....................................................................................................................................................................................


En plataforma nogracias.eu, 4-10-2015


La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa pide medidas para luchar contra la corrupción de la industria farmacéutica

 

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa* ha aprobado el 29 de  septiembre una importante resolución solicitando la instauración de medidas para luchar contra las estrategias corruptas de la industria farmacéutica y evitar el daño infligido a la salud pública

 

En un lenguaje políticamente correcto, la Asamblea denuncia la insuficiencia para paliar los efectos de la corrupción de la industria tanto de la auto-regulación como de las medidas legislativas actuales, y señala su grave daño sobre el conocimiento biomédico, la innovación, las decisiones de las autoridades sanitarias y el precio de los nuevos medicamentos.

 

La Asamblea solicita, entre otras, medidas como un nuevo impuesto sobre los fondos de la industria dedicados a la promoción para financiar la formación profesional independiente, una Sunshine Act europea, la exclusión de los expertos con conflictos de interés de los ámbitos de decisión sobre política sanitaria, definición de enfermedades o umbrales de tratamiento, transparencia en relación con los costos de los medicamentos y los resultados de los ensayos clínicos, políticas más estrictas para introducir nuevos medicamentos en el mercado y financiarlos públicamente, licencias obligatorias en el caso de restricciones en el acceso a medicamentos esenciales, fondos públicos para una agenda de investigación orientada a las necesidades o una llamada a desarrollar un nuevo marco para la protección de la innovación distinto al del fracasado de las patentes 

 

1- En el siglo XX, la humanidad ha visto los más espectaculares avances médicos de su historia. El progreso científico nos ha ayudado a identificar el origen de un sinnúmero de enfermedades y a desarrollar tratamientos que han mejorado significativamente el estado de salud de la población. La industria farmacéutica ha jugado un papel indiscutible, invirtiendo en la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos; por lo tanto, es uno de los principales actores en el campo de la salud y, al mismo tiempo, un sector muy importante de actividad industrial en muchos países.

2. Desde hace tiempo se están planteando cuestiones acerca de los posibles efectos negativos de la interacción entre la industria farmacéutica y otros agentes del sector salud. Esta interacción ha dado lugar a conflictos de interés, influido en la generación del conocimiento médico así como en el comportamiento de todos los actores involucrados, originando, finalmente, decisiones sesgadas. En su Resolución 1749 (2010) “El manejo de la pandemia H1N1: más transparencia necesaria”, la Asamblea Parlamentaria ya había expresado su preocupación por el riesgo que suponen los conflictos de interés entre los expertos que participan en decisiones sensibles relacionadas con la salud.

3. A pesar de los considerables progresos realizados en la prevención y el tratamiento de los conflictos de intereses, sus riesgos son aún hoy en gran medida impredecibles. Por medio de una política de autorregulación, la industria farmacéutica está adoptando un enfoque mucho más ético y la legislación también establece algunas normas en este ámbito. Sin embargo, la autorregulación no es vinculante y la aplicación de la legislación deja mucho que desear.

4. La investigación y el desarrollo de nuevas moléculas terapéuticas es un proceso largo y costoso. A cambio de esta inversión, las compañías farmacéuticas se benefician de un derecho de propiedad intelectual sobre las moléculas que desarrollan, protegido por una patente. Este modelo de innovación ha llevado al descubrimiento de miles de medicamentos. Sin embargo, cada vez parece más claro que este no es el enfoque óptimo en materia de salud pública.

5. En los últimos años, a pesar del aumento en el número de nuevos medicamentos introducidos en el mercado, ha habido muy pocos que hayan presentado un beneficio terapéutico real y, por tanto, haya solucionado verdaderas necesidades de salud. Además, hemos visto un importante aumento en el precio de los medicamentos, supuestamente justificado por el costo de la investigación y el desarrollo que, sin embargo, es muy discutido ya que no responde a criterios transparentes. El precio exorbitante de los tratamientos contra el cáncer y la hepatitis C es de especialmente preocupante. Los sistemas de salud públicos se enfrentan a un constante aumento de los costos de los medicamentos, poniendo en peligro su capacidad para cumplir con su función.

 

nogracias.eu



....................................................................................................................................................................................


Psiquiatría mortal y negación organizada (De Peter C. Gøtzsche)

14 septiembre 2015 by nmurcia, nogracias.eu

descarga

Peter C. Gøtzsche acaba de publicar su libro Dealdly Psychiatry and Organised Denial, En su blog ha hecho accesible el primer capítulo en el que desgrana el contenido del libro; merece la pena comentarlo, por su extraordinaria contundencia.

El Profesor Peter C. Gøtzsche no es un autor cualquiera: se graduó como Master of Science en biología y química en 1974 y como médico en 1984. Es especialista en medicina interna; trabajó con la industria farmacéutica de 1975 a 1983, y en los hospitales de Copenhagen de 1984 a 1995. Con otros 80 compañeros, ayudó a fundar The Cochrane Colaboration en 1993 junto a Sir Iain Chalmers, y estableció The Nordic Cochrane Center el mismo año. En el 2010 fue nombrado profesor de Clinical Research Design and Analysis en la universidad de Copenhagen. Ha publicado más de 70 estudios en las cinco revistas científicas médicas más importantes del mundo, las “big five”, –BMJ, Lances, JAMA, Annals of Internal Medicine y New England Journal of Medicine- y sus trabajos han sido citados más de 15.000 veces. Es uno de los metodólogos científicos más influyentes del mundo al ser co-autor de los protocolos más relevantes para acreditar los artículos médicos: CONSORT para los estudios aleatorizados (www.consort-statement.org), STROBE para los estudios observacionales (www.strobe-statement.org), PRISMA para las revisiones sistemáticas y metaanálisis (www.prisma-statement.org) y SPIRIT para protocolos de estudios (www.spirit-statement.org). Además es autor de tres libros fundamentales en medicina: Deadly medicines and organised crime: How big pharma has corrupted healthcare. London: Radcliffe Publishing; 2013 (Traducido al castellano); Mammography screening: truth, lies and controversy. London: Radcliffe Publishing; 2012; y Rational diagnosis and treatment: evidence-based clinical decision-making. 4th ed. Chichester: Wiley; 2007. 

Comienza el primer capítulo señalando los objetivos de su libro:

La psiquiatría no es una especialidad fácil. Necesita de mucha paciencia y comprensión, y existen muchas frustraciones. Estoy seguro que los psiquiatras en algunas ocasiones se frustran con los pacientes que siguen con la destrucción de sus vidas, rechazando el propósito de atender los buenos consejos que se les ofrece sobre cómo podrían mejorar su actitud frente a los diferentes problemas de la vida.

Sin embargo, este libro no trata sobre los problemas de los psiquiatras. Su tema gira entorno a por qué la psiquiatría ha fracasado en ayudar a los pacientes y cuáles son las consecuencias de su focalización en el uso de fármacos dañinos de cuestionable beneficio.

El primer titular aparece pronto:

Los fármacos psiquiátricos son tan dañinos que matan a más de medio millón de personas, mayores de 65 años, cada año, en los Estados Unidos y Europa

Gøtzsche ataca algunas de las ideas, hasta ahora, más indiscutidas de la psiquiatría con frases como “el ingreso involuntario es inmoral y tendría que ser prohibido” o que “los fármacos psiquiátricos no sólo aumentan la mortalidad total sino que también el riesgo de suicidio y de homicidios

En este primer capítulo, el profesor denuncia los peligros del sobrediagnóstico y su perverso mecanismo en el caso de los síntomas psicológicos:

Hay un tremendo sobrediagnóstico de los trastornos mentales; en el momento que una persona recibe un diagnóstico psiquiátrico, todo lo que hace o dice se vuelve sospechoso; pasa a estar bajo observación, lo cual significa que ese diagnóstico, quizás inicialmente tentativo, se vuelve fácilmente una profecía auto-cumplida

El segundo y tercer titulares aparecen enseguida:

Creo que podríamos reducir nuestro uso actual de psicofármacos en un 98% y al mismo tiempo mejorar la salud mental de la gente y su supervivencia”

Además, señala inmediatamente, como Cosgrove y Whitaker en la obra que estamos analizando en las últimas entradas “Psychiatry Under the Influence: Institutional Corruption, Social Injury, and Prescriptions for Reforms“, a la psiquiatría organizada:

La razón más importante para el actual desastre farmacológico es que los líderes de la psiquiatría han permitido que la industria farmacéutica corrompa su disciplina académica y les corrompa a ellos mismos”

Dos son los públicos para los que prioritariamente ha escrito este libro: “los pacientes, particularmente para los que han querido desesperadamente cesar su consumo de psicofármacos pero se han encontrado con reacciones hostiles y arrogantes por parte de sus médicos” y “para los psiquiatras jóvenes, con la esperanza de que les pueda inspirar para revolucionar su especialidad, lo cual es una necesidad urgente

https://markjowen.files.wordpress.com/2013/04/8173a0f62054c434.jpg?w=409&h=521

Silverbacks

A los líderes de la psiquiatría organizada los llama “silverbacks“, médicos “que sufren de una negación colectiva y organizada” y “están unidos por un número de mitos y concepciones erróneas … muy dañinos para los pacientes“.

Algunos de los peores, y que el autor desacreditará en el libro, son:

  • Los diagnósticos psiquiátricos son fiables;
  • Se reduce la estigmatización si se facilita a la gente una explicación genética o biológica para su trastorno mental;
  • El uso de los fármacos psiquiátricos refleja el número de personas con trastornos mentales
  • La gente con trastornos mentales tiene un disbalance químico en su cerebro y los psiquiatras pueden repararlo con fármacos, al igual que los endocrinos usan insulina para la diabetes;
  • Los tratamientos a largo plazo con fármacos psiquiátricos son buenos y previenen la recurrencia de la enfermedad;
  • El tratamiento con antidepresivos no conduce a dependencia;
  • El tratamiento de los niños y adolescentes con antidepresivos los protege del suicido
  • La depresión, el trastorno por hiperactividad y déficit de atención y la esquizofrenia conducen al daño cerebral; y
  • Los fármacos pueden prevenir el daño cerebral

El cuarto titular, es especialmente relevante ya que proviene de un reconocido experto en examinar el rigor de las investigaciones médicas:

La investigación psiquiátrica es predominantemente pseudociencia”

La utilización de medicamentos psiquiátricos se ha vuelto problemática por su sobreuso:

Algunos fármacos pueden ser útiles eventualmente para algunos pacientes, particularmente en las fases agudas, donde el paciente puede estar tan atormentado por el pánico o los delirios que puede ser de ayuda “enfriar” (dampen) las emociones con un tranquilizante. No obstante, a menos que los médicos se vuelvan más expertos en la forma en que usan los fármacos psiquiátricos -lo que querría decir usarlos muy pocas veces, en pequeñas dosis, y siempre con un plan para des-prescribirlos (tapering them off)- nuestros ciudadanos estarían claramente mejor si suprimiéramos todos los fármacos psicotrópicos del mercado

El autor, explica, la frecuencia con la que sus polémicos libros y artículos son criticados por la medicina institucionalizada, mediante una estrategia tramposa, el ataque ad hominem (se critica la persona y no los argumentos).

La psiquiatría no iba a ser una excepción y por eso detalla la polémica ocurrida tras su conferencia inaugural en el años 2014, en el encuentro público de la Council for Evidence-based Psychiatry en la House of Lords, titulada “Por qué el uso de los fármacos psiquiátricos pueden estar haciendo más daño que bien”.

Captura de pantalla 2015-09-14 a las 8.09.52

Accesible en http://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(14)70232-9/fulltext?_eventId=login

Tres meses después del evento, el psiquiatra David Nutt y cuatro compañeros masculinos (a los que se refiere como colectivo o grupo DN) lo atacaron en la publicación principal de una nueva revista, Lancet Psychiatry.

En este texto, el colectivo de DN escribió:

“La psiquiatría está acostumbrada a ser atacada por grupos externos con agendas antidiagnósticas y antitratamiento”.

Gøtzsche denuncia como “los silverbacks normalmente dicen que los que vienen de otra tribu (“grupos externos”) no tienen permiso para criticarles” y que esa es una “actitud arrogante“.

Según Gøtzsche, los titulares aparecidos en la prensa tras la reunión científica -como “Los antidepresivos hacen más daño que bien, dicen los investigadores”, en The Times y The Guardian- hicieron especialmente daño a los “silverbacks” británicos “siendo yo un co-fundador de la Cochrane Collaboration, una iniciativa construida para proveer la mejor evidencia para los profesionales de la medicina

Captura de pantalla 2015-09-14 a las 8.16.22

El autor ya publicó su réplica en su momento (aquí accesible) pero, en este apartado del primer capítulo, desmenuza con más espacio los argumentos utilizados por estos reputados psiquiatras para responder a sus declaraciones. Por ejemplo cuando afirman que “la depresión es un trastorno serio y recurrente que es actualmente la mayor causa de discapacidad en Europa y se prevé que sea la principal causa de mortalidad en los países ricos para 2030”, Gøtzsche contesta:

no hay una manera fiable de contabilizar el número de personas con depresión. El criterio para el diagnóstico es arbitrario y basado en consensos, de manera que una gran parte de la población sana puede haber sido diagnosticada“.

Por eso,

es engañoso decir que la depresión es un trastorno serio. La mayoría de las personas tienen síntomas leves causados por el estrés diario… ; muy pocas están seriamente deprimidas.

Y, peor aún,

el incremento dramático de la morbilidad relacionado con la depresión, del que el grupo DN habla, ha sido causado por los mismos psiquiatras. Los fármacos que usan no curan la depresión pero convierten muchos episodios auto-limitados en crónicos… Esto no está ayudando a los pacientes; pero sí está sirviendo a los intereses de la industria farmacéutica y psiquiátrica.

El grupo de DN argumentó en el texto que contesta Gøtzsche, que los antidepresivos son de los fármacos más efectivos que hemos tenido en toda la historia de la medicina y mencionan su “impresionante habilidad para prevenir la recurrencia de la depresión, con un número necesario a tratar (N.N.T; Number Needed to Treat) alrededor de tres pacientes tratados para prevenir una recurrencia”.

El profesor danés no está de acuerdo:

Ciertamente parece impresionante pero no es verdad. Los estudios que han mostrado esos efectos… (confunden) el “cold turkey” (síntomas de abstinencia debidos a la adaptación del cerebro al antidepresivo), que pueden mimetizar la depresión“.

Y termina:

Es bastante probable que (los antidepresivos) no tengan ningún efecto en absoluto“.

El grupo de DN menciona que mucha gente que no consume antidepresivos se suicida, sosteniendo que una “condena general de los antidepresivos por grupos de presión y compañeros puede incrementar de forma peligrosa esa proporción”.

Este argumento es denominado por Gøtzsche, “el argumento tú estás matando a mis pacientes”.

Y continua:

Los que lanzan preguntas incómodas sobre intervenciones populares son acusados de ser responsables de la muerte de muchas personas. Pero vamos a pensar. Si generalizamos este argumento, a fin de convertirlo en un estándar ético común, los investigadores nunca podrían cuestionar ninguna intervención si se creyese que salva vidas. Por lo tanto, probablemente aún estaríamos realizando sangrías en nuestros hospitales para cualquier tipo de enfermedades, incluso para el cólera, donde este tratamiento era mortal. Más importante aún, el punto crucial del argumento es erróneo. Los antidepresivos no protegen a las personas contra el suicidio“.

La hipérbole se intensifica, según Gøtzsche, hacia el final del artículo de DN:

“(El grupo DN) Nos ha contado que los ISRS son uno de los fármacos más seguros jamás creados y que sus efectos adversos en extrañas ocasiones son severos o mortales. Los hechos son que los ISRS matan una de cada 28 personas por encima de los 65 años tratadas cada año; que la mitad de los pacientes padecen efectos secundarios sexuales; y que la mitad de los pacientes tienen dificultades para detener el consumo de antidepresivos porque desarrollan dependencia

Y remata:

Cuando los psiquiatras silverback clasifican los ISRS como uno de los fármacos más seguros jamás inventados, creo que es justo decir que es inseguro, para las personas que sufren de algo que pueda ser tratado con un ISRS, consultar con un psiquiatra

Los silverbacks del grupo DN terminan con un ataque ad hominem (nada mejor para deslegitimar a un contrincante en un debate científico que acusarlo de ideológicamente sesgado):

“El movimiento anti-psiquiatría ha revivido con la reciente teoría de la conspiración de que la industria farmacéutica, en organización con los psiquiatras, traman la creación de enfermedades y manufacturan fármacos no mejores que el placebo. El condimento anti-capitalista de esta creencia resuena junto con ideas anti-psiquiátricas, ambas, visiones políticas extremas o alternativas”.

Gøtzsche, señala:

Este es un lenguaje de personas que andan cortas de argumentos

y no es muy creíble cuando proviene de médicos que

han declarado, conjuntamente, 22 conflictos de interés en relación con las compañías farmacéuticas

El libro en castellano, probablemente, pueda estar publicado en un año.

Algo importante está pasando en la psiquiatría.

Los asombrosos textos de Cosgrove y Whitaker o este de Gøtzsche están contribuyendo de una manera formidable a reconstruir la reciente historia de la psiquiatría que, con seguridad, será recordada como una de las páginas más negras de la medicina.

 

Gracias a Marc Casañas por su contribución a esta entrada mediante la traducción del texto en inglés  


www.nogracias.eu



....................................................................................................................................................................................


La Graviola: investigación concluye potencial quimio-preventivo en el cáncer oral

La Universidad de Talca (Chile) investiga compuestos naturales que pueden prevenir el cáncer bucal

El ciudadano (10 de agosto, 2015, Chile)

Académicos de la Escuela de Odontología de la Universidad de Talca estudian los potenciales efectos quimio preventivos que frente al cáncer bucal tiene la graviola, fruta originaria de América —similar a la chirimoya—, científicamente conocida como Annona muricata. 

El investigador César Rivera, del Departamento de Ciencias Básicas Biomédicas de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca, señaló que éste es uno de los 10 cánceres más comunes a nivel internacional, con una detección clínica tardía, pobre pronóstico y alterativas terapéuticas de alto costo.

La enfermedad surge por la exposición crónica a un conjunto de factores de riesgo, como son tabaco, alcohol, virus de papiloma humano y la radiación solar. Tales factores provocan en las células de la boca una creciente inestabilidad genética que crea un campo de susceptibilidad para el desarrollo del cáncer, caracterizado por lesiones potencialmente malignas.

En este sentido, se consideró la evidencia científica reciente que muestra que la Annona muricata posee efectos antibacterianos, antiinflamatorios y analgésicos. Además, estudios señalan que contiene alcaloides, aceites esenciales y acetogeninas que presentan una toxicidad selectiva para varios tipos de células cancerosas. Esto, mediante la inactivación de proteínas esenciales (PCNA y Bcl-2) para estas células. Fue este último antecedente el que motivó la realización de pruebas quimiopreventivas.

El profesor César Rivera explicó que la metodología utilizada en la investigación tuvo como base la inducción del cáncer en roedores. Esto mediante la ingesta del químico 4NQO, que provoca daños en el ADN de las células de la boca, a través de mecanismos oxidativos.

Señaló que un extracto seco de esta fruta fue dispuesto en la alimentación de los roedores en experimentación, para estudiar sus potenciales efectos quimiopreventivos en las etapas iniciales del cáncer.

Potencial preventivo

“La utilización de un modelo crónico de carcinogénesis oral (causante del cáncer) permite un estudio prospectivo que comienza por un epitelio sano sin alteraciones, siguiendo a un campo “cancerizable”, para llegar finalmente a cambios displásicos (anomalía en el tejido) y el diagnóstico de cáncer oral. La observación macroscópica de las lesiones linguales (en la lengua) y el estudio microscópico de las características de las células en estas lesiones, nos permiten concluir un potencial quimiopreventivo para el cáncer oral”, explicó Rivera.

El director de la Escuela de Odontología de la universidad estatal de la región del Maule, Bernardo Venegas, quien integra este estudio, señaló que el fundamento de la investigación es que el daño en éste y en la mayoría de los cánceres, se produce por el deterioro oxidativo celular.

“La graviola tiene antioxidantes que podrían proteger de este daño (…) Esto nos da un inicio en términos de buscar sustancias protectoras. Las proyecciones futuras son seguir probando este compuesto de forma más profunda y también otras sustancias con el mismo efecto (…) La idea sería comprobar que esto tiene un efecto preventivo y también corrector luego de instaurado el daño por cáncer”, explicó.

Más análisis

El siguiente paso de este trabajo científico es profundizar los análisis e indagar en el campo de la biología celular y molecular, para describir mejor el modelo de investigación y los efectos de las sustancias testeadas. “Estamos en etapas preliminares, recién comenzando y, para poder llegar a trabajar esta sustancia en humanos, se necesitan muchos años más de investigación (…) El resultado concreto es evidente, debido a los cambios que se produjeron en los tejidos”, afirmó el profesor Marcelo Sánchez, coordinador de la Unidad de Patología Oral.

Este estudio —”Annona muricata reduces the Severity of Oral Epithelial Dysplasia”— fue presentado por César Rivera en el Quinto Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Oncología Oral (IAOO), realizado en Sao Paulo, Brasil.

Vía: http://www.uestatales.cl/

Fuente:  El Ciudadano


....................................................................................................


ENTREVISTA CON PETER C. GØTZSCHE

"La industria farmacéutica es muy rica y ha corrompido los sistemas de salud" 

 

Cuando un científico se atreve a criticar a la industria farmacéutica, enseguida se le critica porque no la conoce bien. Pero al médico danés Peter C. Gøtzsche es difícil pillarle por este flanco. Durante 30 años, Gøtzsche ha trabajado en ensayos clínicos y regulación de medicamentos para varias farmacéuticas y ha publicado más de setenta artículos científicos en las Big Five, las cinco principales revistas científicas. Y es por esto por lo que afirma con rotundidad que la industria farmacéutica está corrompida hasta la médula, extorsiona a médicos y políticos, y mantiene enormes beneficios a fuerza de medicar innecesariamente a la población.

Su nuevo libro, Medicamentos que matan y crimen organizado (Los libros del lince), ha causado una enorme polémica y ha desatado la ira de la industria, a la que Gøtzsche acusa de propagar mentiras sobre su investigación. El doctor ha atendido a El Confidencial en una extensa entrevista en la que no deja títere con cabeza.

 

PREGUNTA. Hace unas semanas entrevistamos al psiquiatra Allen Frances. Nos dijo, literalmente, que la industria farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga. Usted opina lo mismo. Cuando se publicó la entrevista muchos lectores se quejaron porque les parecía una aseveración exagerada. ¿Por qué cree que no lo es?

RESPUESTA. Decir la verdad no puede ser una exageración. En mi libro documento que el consumo de medicamentos con receta es la tercera causa de muerte tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. En Estados Unidos, por ejemplo, la prescripción de medicamentos causa cerca de 200.000 defunciones todos los años. Así que está claro que la industria farmacéutica está causando bastante más muertes que los cárteles de la droga.

P.: Richard Smith,exdirector del British Medical Journal, asegura en el prólogo de su libro que los médicos acabarán cayendo en desgracia ante la opinión pública por no haber sido capaces de ver hasta qué punto han aceptado la corrupción.

R.: La industria farmacéutica es inmensamente rica y poderosa, y ha corrompido los sistemas de salud de una forma extraordinaria. Es una corrupción de largo alcance. Todo el proceso por el que nuestros medicamentos son investigados, aprobados y recetados ha sido corrompido. Esto implica manipular los datos científicos, pero también comprar a casi cualquier persona que pueda tener influencia en el sistema, incluidos los ministros de salud. En mi país, por ejemplo, sólo hay en torno a 20.000 médicos, pero miles de ellos cobran nóminas de la industria por cumplir funciones discutibles como sentarse en consejos asesores o ser consultores, en muchos casos sin aportar ningún servicio tangible a cambio del dinero. Esta es una forma aceptada y generalizada de corrupción sutil pues, como sabe cualquier médico, el dinero dejaría de fluir si no actuaran en interés de sus benefactores.

P.: Para la mayoría de la población, es difícil creer que muchos de los fármacos que tomamos causan más problemas que beneficios. ¿Es algo que podemos afirmar de muchos medicamentos?

R.: Es verdad que muchos de los medicamentos que la gente toma causan más daños que beneficios. Sabemos muy poco sobre la utilidad real de los medicamentos, ya que la práctica totalidad de los ensayos controlados con placebo son desarrollados por la industria farmacéutica, que tiene un tremendo conflicto de intereses. La industria exagera los beneficios y oculta los daños de los medicamentos en la publicación de los ensayos clínicos. Muchos de los fármacos que tomamos ni siquiera tienen efectos; simplemente parece que han tenido un efecto en los ensayos avalados por la industria, pero esto sucede normalmente porque los ensayos no se han 'cegado' de forma efectiva, y en ese caso tanto los pacientes como los médicos tienden a exagerar los efectos subjetivos de los medicamentos de forma substancial.

P.: ¿Hay fármacos que se utilizan en la práctica médica que no cuentan con ninguna justificación científica válida?

R.: Creo que los fármacos anticolinérgicos para la incontinencia urinaria y los medicamentos anti-demencia no tienen un efecto real, y lo que se midió en los ensayos clínicos está sesgado porque el cegamiento fue insuficiente. Un área particularmente problemática es la de las drogas psiquiátricas. La falta de un cegamiento efectivo en los ensayos conlleva, por ejemplo, que sea dudosa la efectividad real de los antidepresivos para tratar la depresión; probablemente ni siquiera funcionan para tratar la depresión clínica. En cualquier caso, no hay duda de que las personas con trastornos psiquiátricos están siendo sobre medicadas de forma masiva. Sabemos que los antipsicóticos causan daños cerebrales, pero probablemente también los antidepresivos y los medicamentos para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

P.: Lo que ha ocurrido en España con el Sofosbuvir, el medicamento de última generación que cura la mayoría de casos de hepatitis C es, según el farmacólogo Joan-Ramón Laporte (que prologa la edición española de su libro), un claro ejemplo del comportamiento en ocasiones indignante de la industria farmacéutica. El pasado 1 de octubre la ministra da Salud española anunció que el Gobierno había llegado a un acuerdo con la farmacéutica Gilead para incluir el fármaco en la financiación pública. Nadie sabe exactamente cuánto va a costar, pero quizás sean más de 125 millones de euros durante el primer año de comercialización. ¿Están las farmacéuticas chantajeando a los Gobiernos?

R.: El caso del Sofosbuvir es sólo uno de los más recientes ejemplos de la forma en que las compañías farmacéuticas extorsionan a la sociedad. Gran parte de la investigación que permite el desarrollo de nuevos fármacos ha sido financiada por el dinero de los ciudadanos, que pagan las nóminas de los investigadores públicos. Si un medicamento es considerado un gran avance, la norma es que la compañía farmacéutica que se hace cargo del desarrollo de ésta cobre un precio obsceno, abusando de ese modo el monopolio que la sociedad le ha otorgado. El precio de un nuevo fármaco no tiene nada que ver con sus costes de desarrollo, pero depende por completo de cuánto estemos dispuestos a pagar por él. Es un tipo de extorsión que no es muy distinta del tipo de chantaje que ejercen los piratas en Somalia cuando abordan barcos y toman rehenes. En ambos casos, puede ser una cuestión de vida o muerte, y es puede ser muy difícil para los políticos negarse a pagar los medicamentos cuando los periodistas ponen a pacientes a llorar en la televisión nacional. H. Alton, vicepresidente ejecutivo de Gilead, ganó en 2010

P.: Uno de los argumentos más utilizados por la industria farmacéutica para defenderse de las críticas es que sin su inversión en investigación no tendríamos los medicamentos que tenemos. ¿Es cierto?

R.: En mi libro desacredito este argumento, que, lamentablemente, es ampliamente aceptado entre médicos y políticos. ¿Aquellos que se creen esto estarían dispuestos a pagar veinte veces más por su nuevo coche sólo porque el vendedor les dice que por hacerlo tendrán mejores coches en el futuro? La situación es del todo absurda. Normalmente, las empresas dicen: “Si no gastáramos nuestro dinero en investigación, moriríamos”. Pero las compañías farmacéuticas lo que dicen es: “Si no tenemos vuestro dinero para gastarlo en investigación, vosotros moriréis”. Sólo los líderes religiosos son más listos que ellos, pues prometen que seremos recompensados tras la muerte, lo que hace que sea completamente imposible quejarse. Empíricamente se ha demostrado que este argumento no se sostiene. Los beneficios de las farmacéuticas se han disparado en la última década, y al mismo tiempo la innovación se ha estancado. Nuestras sociedades deben tomar el control sobre el desarrollo y la venta de medicamentos, lo que garantizaría que tuviéramos los medicamentos a precios que incluso los países en desarrollo podrían permitirse.

P.: Muchos médicos e investigadores conocen a la perfección lo que está haciendo la industria farmacéutica, pero se niegan a hablar porque, después de todo, su trabajo depende de ellas. ¿Hay miedo entre los profesionales a criticar a las farmacéuticas?

R.: La situación en la que estamos ahora es similar a la que vive un pueblo cuando ha permitido a la mafia ser tan poderosa que ha logrado comprar a todo el mundo, incluidos los políticos, el alcalde y la policía. En una situación así es increíblemente difícil dar marcha atrás. Esto es lo que está pasando ahora con la industria farmacéutica, que ha comprado a muchos doctores clave, que son líderes de opinión. Hay casos de médicos que han perdido su trabajo por criticar a la industria, porque la farmacéutica en cuestión había comprado ya a sus superiores. Esto es lo mismo que hace la mafia cuando se carga a un oficial de policía que hace demasiado bien su trabajo.

P.: La manipulación que ha realizado la industria farmacéutica de muchos estudios científicos ha hecho que mucha gente niegue la veracidad de los estudios científicos en general. Esto es muy peligroso. ¿Crees que podemos poner en duda la mayoría de la investigación en medicina?

R.: No creo que sea peligroso que la gente no se crea los estudios científicos sobre medicamentos. Es muy saludable que sean escépticos teniendo en cuenta que nuestros fármacos son la tercera causa de muerte. La gente debería tomar muchísimos menos medicamentos de los que toma. He estado trabajando en estos 30 años y he visto serias manipulaciones y trampas en todas las áreas de la medicina por razones comerciales. Esto es por lo que los científicos que colaboran con la industria en los ensayos clínicos casi nunca tienen acceso a todos los datos en bruto para que pueden analizaros por ellos mismos. Si esto fuera posible, tendríamos la oportunidad de revelar gran parte del fraude.

P.: Muy a menudo, las personas que critican a la industria farmacéutica mezclan sus argumentos con teorías pseudocientíficas. Es el caso, por ejemplo, de los movimientos anti vacunación. ¿Tendemos a mezclar churras con merinas?

R.: Algunos practicantes de medicina alternativa o defensores de las campañas anti vacunación asumen que soy uno de ellos porque critico a la industria farmacéutica. Desde luego no es el caso. La mayoría de nuestras vacunas salvan vidas y el principal efecto de la medicina alternativa es vaciar los bolsillos de la gente, muy pocas de ellas tienen siquiera algún efecto.

P.: Normalmente hablamos de la industria farmacéutica como un todo. ¿Hay alguna compañía que sea mejor que otra? ¿No hay un solo CEO de las farmacéuticas que tenga ética?

R.: Cuando el crimen renta se genera más crimen. Esto es exactamente lo que estamos viendo. Los crímenes de la industria farmacéutica, que están entre los peores de todas las industrias, se han incrementado en los últimos años. He sido incapaz de encontrar una sola compañía cuyo CEO tenga sentido de la moral. Lo único que importa es el dinero y los CEO saben perfectamente que su falta de ética conduce a muchas muertes innecesarias. El criminólogo John Braithwaite, que ha entrevistado a muchos CEO para elaborar su libro sobre el crimen organizado en la industria farmacéutica, los llama "bastardos despiadados".

P.: En los últimos años se han publicado varios libros en los que se critica ferozmente las prácticas de la industria farmacéutica, como¿Somos todos enfermos mentales? de Allen Frances. ¿Algo está cambiando? ¿Vamos a ver un cambio en la regulación de la práctica de las farmacéuticas?

R.: Desafortunadamente, la industria farmacéutica es tan poderosa que es tarde para esperar ningún cambio importante en los reguladores y en la forma en que nuestros políticos entienden su funcionamiento. Hay esperanza, sin embargo, porque nuestros ciudadanos no son tan tontos, ingenios y oportunistas como nuestros políticos. He escrito este libro porque estoy enfadado y quiero que se enfade más gente para decir que ya hemos tenido bastante, así que a lo mejor podemos introducir cambios radicales en la forma en que  investigamos, comercializamos y tomamos medicamentos.

P.: ¿Qué pueden hacer los ciudadanos para ayudar a revertir esta situación?

R.: Lo primero, y más importante, es que los pacientes tomen el mando de sus propias vidas, por ejemplo, descargando en internet el prospecto cuando un médico le ha recetado un medicamento. Si lo leen atentamente, probablemente sabrán mucho más sobre el fármaco que su propio médico. Entonces, quizás, todos los peligros, precauciones y advertencias harán que se planteen que quizás es mejor no tomar ese fármaco en particular. Los pacientes deben darse cuenta de que prácticamente todo lo que un médico sabe sobre los medicamentos ha sido cuidadosamente preparado por la industria farmacéutica. Y es más, el médico quizás tiene un interés lucrativo personal en recetarte un fármaco que es mucho más caro que otro que es igual de bueno, porque el soborno a los médicos es común.

Las organizaciones de pacientes y las de médicos no deberían aceptar dinero de la industria farmacéutica. Deberían preguntarse si les parece éticamente aceptable recibir dinero que ha sido ganado en parte por crímenes que han dañado e incluso matado a muchos pacientes. Y los médicos tienen que negarse a recibir visitantes médicos, porque esto conduce al a prescripción irracional y un gran daño, incluyendo muertes innecesarias.


Fuente: El Confidencial



....................................................................................................................................................................................



Llega al mercado la famosa 'Viagra femenina' que aumenta el deseo sexual de las mujeres El medicamento se centra en aumentar la dopamina y norepinefrina a la vez que disminuye la serotonina, provocando un incremento de la libido.



La (FDA) ha aprobado&nbs

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información